Ultimo test antes de la Transvulcania

ImageEs curioso el ambiente de la semana previa a una gran cita. En el aire se respira la expectación y la emoción, que mezcladas con las ansias de la llegada del 11 de mayo  provocan un caudal indescriptible de sensaciones opuestas. Todo el mundo especula, analiza y sentencia acerca del modelo de carrera oportuno, pero por mucho que estudiemos el recorrido, el clima, los avituallamientos o los desniveles, la Transvulcania es una carrera que tarde o temprano nos va a sorprender y que cuando pensemos que la tenemos controlada nos engañará con una cuesta interminable que no estaba en el perfil o con una bajada tan empinada y larga que desearemos que acabe incluso antes de haber empezado….

ImagePor otro lado está el tema de la preparación, la cuál a uno nunca le parece suficiente o, por el contrario, en algunos casos excesiva en las semanas previas, pero, curiosamente, es raro el caso en el que el corredor llegue a la cita al 100% confiado de que su entrenamiento ha sido el adecuado. Solo cuando crucemos la meta (o no) sabremos si todos esos kilómetros previos han sido suficientes o insuficientes y si han estado bien repartidos en el tiempo.

ImagePues con toda esta incertidumbre rondando nuestras cabezas nos reunimos esta mañana en Haría para realizar el último test de cara a la carrera palmera. Allí estábamos los tres componentes del proyecto junto con Adal Santana, corredor que finalmente ha conseguido también dorsal y que nos acompañará el sábado en el sufrimiento…Es de reseñar que por fin pudimos contar de nuevo con Patrick, que parece que, finalmente, ha dejado atrás sus problemas con la rodilla y que ya está listo para dar guerra.

ImageHoy tocaba algo suave, un recorrido que no dejara al cuerpo dormirse pero que tampoco lo fatigara en exceso. Así que nos planteamos hacer una ruta cercana a los 20 kilómetros con algo de desnivel y que rondara las tres horas.

Puestos a ello empezamos ascendiendo desde el campo de fútbol  de Haría hasta el Bosquecillo y, de allí, hasta la Ermita de las Nieves. Un buen ascenso muy técnico para empezar a poner las pulsaciones por encima de los ritmos habituales y que nos llevaría poco menos de una hora completarlo.

ImageDe aquí empezamos a descender hasta la Villa de Teguise, desviándonos antes de llegar al pueblo para coger un senderito que nos lleva por una ruta muy entretenida hasta el Camino de las Laderas. Y, como siempre, era inevitable acabar en uno de los Barrancos que más nos ha visto pasar durante estos meses, el Barranco de la Paja.

Repusimos fuerzas antes de iniciar el ascenso, ya que llevábamos ya casi un par de horas de ruta y se antojaba necesario. Una vez tuvimos los depósitos energéticos bien cargados afrontamos el conocido ascenso a un ritmo que fue creciendo a medida que iban avanzando los kilómetros. Cuando llegamos a la famosa bola naranja, el calor ya hacia bastante mella y, ciertamente, echamos de menos la equipación ligera y transpirable de Helly Hansen, pero es que por motivos de serigrafía no podíamos contar con ella para el día de hoy. En La Palma no nos pasará lo mismo…

Desde este punto ya sólo quedaba volver a descender por el Bosquecillo hasta el campo de fútbol de Haria… Objetivo cumplido, por nuestra parte ya está el trabajo hecho, ya sólo toca esperar la llegada del dia D…. GO GO GO!!!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s