Transvulcania 2013: La ultra vivida desde dentro

ImageComo bien decía V. Martín en su magnífico artículo de El Día Transvulcania es un evento que hay que contar desde dentro porque no son suficientes las opiniones ni las imágenes para poder hacernos una idea de lo que realmente engloba una carrera como esta.
Y es que han tenido que pasar unos días para poder tener otra perspectiva más global de la hazaña que ha sido conseguir que todos finalizáramos con éxito la prueba. Han tenido que pasar unos cuantos días para darnos cuenta de lo que hemos conseguido y de la verdadera dureza del trazado.

La Transvulcania empieza el día anterior a la carrera y nosotros, gracias a que llegamos el jueves a última hora a La Palma, tuvimos la suerte de vivirlo desde sus primeros compases. Asi, al llegar al desayuno del hotel nuestros compañeros de café eran Anton Kupricka, Philip Reiter y Nuria Picas… poco después llegaría, para jolgorio de los Imagecomensales, Kilian Jornet. Te sentías como una pequeña estrella en medio de una constelación de grandes estrellas, pero eso sí, una estrella, porque tener el simple valor de enfrentarte a la Transvulcania te convierte en una estrella.

Momentos después la acción se traslada hacia la Casa de la Cultura en los Llanos de Aridane, en donde el acto de recogida de dorsales se convierte en un alegre y ameno encuentro de corredores que intercambian todo tipo de impresiones acerca de lo que espera al día siguiente. Además, por la tarde, la misma Imageconstelación de estrellas que estaban desayunando daban un briefing y una mesa redonda para regocijo de los corredores, que no perdían detalle de sus ídolos.

Es hora de cenar pronto y descansar, y es que hay que despertarse a las 02:30 de la mañana del día siguiente, por lo que la situación no permite mayores concesiones.

Pues dicho y hecho, a las 02:30 suena el despertador y salgo de la cama como un resorte. Parece que he dormido 10 horas, vista la energía con la que me levanto. Duchita y ya me pongo la ropa de batalla. Bajo al desayuno y ya está todo el equipo esperando. Dos tostadas y un café sacian la poca hambre que tengo, pero me llevo medio bocadilllo y un par de dulces para el camino, ya que todavía quedan tres horas para la salida.

Cogemos los coches y emprendemos camino hacia el Faro de Fuencaliente, punto de salida de Imagela carrera. Se tarda una horita larga en llegar pero vamos con tiempo y no florecen los nervios. Para completar la suerte conseguimos aparcamiento en medio de un maremagnum de coches y guaguas, y es que entre corredores y aficionados han de haber unas 3000 personas en este punto. Nuestro equipo técnico, formado por Segura, de PowerGym,(Siempre asesorándonos muy bien acerca de la suplementación) Emma, Tinguaro e Isabel ya nos acompaña y nos da los últimos ánimos pre-salida. Que bueno fue tenerlos a lo largo del camino haciéndonos sentir que no estábamos solos.

Y allí estábamos los cuatro. Ya divisábamos el arco de salida. Ya escuchábamos al speaker y Imagenos hacemos fotos en la base del majestuoso faro. Bajamos y nos colocamos en la parte delantera ya que vamos sobre aviso del atasco que se suele formar al salir y llegar al sendero. Puede pasar media hora, quizás más, pero la sensación es que el tiempo pasó muy rápido entre las presentaciones del speaker y las canciones que animaron la salida. Y de repente, la cuenta atrás, diez, nueve, ocho  … y yo que no había buscado el satélite en el GPS (Como si no hubiese tenido tiempo …) Lo activo a toda prisa y me veo envuelto en una marea humana que sube una empinada cuesta a velocidad de descenso para no verse envuelta en atasco ninguno. Salimos rápido, muy rápido y pronto alcanzamos el sendero de no más de metro y medio de ancho por el que tienen que pasar los casi 1700 runners…..

La salida me pone las pulsaciones por las nubes pero no se piensa en ese momento. Sólo se piensa en no perder a los compañeros que (menos mal) van de un verde vistoso que hace fácil su localización. El sendero atraviesa la carretera que está abarrotada de gente que se han levantado a las 6:00 de la mañana para ver a unos locos con faros correr por sus caminos. Te animan, te vitorean… sólo falta que te lleven a cuestas !!

ImageLa noche sigue siendo testigo de tamaño espectáculo y al ganar unos metros de desnivel podemos apreciar la famosa serpiente de focos que se forma en la salida y que abarca varios kilómetros. Es un espectáculo digno de ver y de repente aquella imagen tan repetida en fotos de ediciones anteriores se asoma ante mis ojos incrédulos.

El camino es de picón suelto. Menos mal que elegimos las Speed Cross III de Salomon que nos ofrecen una mejor tracción en estos terrenos.Seguimos subiendo a un ritmo fuerte hasta que el sendero se ensancha. En este momento decidimos caminar y aflojar el ritmo y, de repente, primer contratiempo del día. Patrick se pierde y a pesar de que nos buscamos, no nos encontramos. Lamentablemente, no lo veremos más hasta el día siguiente, ya que llegó a meta antes que nosotros y se fue al hotel muy dolorido de sus rodillas.

Este ancho camino permite rodar ligeramente pero las necesidades fisiológicas producen la primera de unas cuantas paradas obligadas. No viene mal del todo para recuperar pulsaciones y afrontar el sendero en zig – zag muy empinado que nos conduce hacia el pueblo de Los Canarios, en donde otra vez nos reciben entre una multitud de paisanos a los lados de la carretera que te llevan en volandas hasta el control de chip y correspondiente primer avituallamiento. 7 kilómetros de ascenso en  1:10 horas y muy buenas sensaciones.

Toca afrontar la segunda parte del ascenso inicial que nos llevará hasta Las Deseadas. Al salir de Los ImageCanarios el camino se mete en un precioso bosque con pinos a los lados que bajo las primeras luces del día parecía ser el escenario de un cuento. El trasiego de corredores es ingente y a poco que aflojas el ritmo te adelantan 30 tios y si fuerzas eres tú el que adelantas a otros 30. Es lo que tiene una carrera de esta magnitud….

El ascenso se hace duro, pero a medida que se avanza los paisajes son cada vez más espeluznantes y te ayudan a completar metro tras metro embobado por las vistas. Los  picos del Teide y de Garajonay se asoman para Imagedarnos los buenos días por encima del mar de nubes y para recordarnos que ya estamos cogiendo una altura considerable. Los caminos son estrechos y lo normal es recorrerlos en fila de a uno a un ritmo medio que permite saludar y conocer a los demás participantes.

Casi sin darnos cuenta llegamos a las temidas Deseadas en poco más de tres horas. Segundo punto de avituallamiento y, lo que es más importante, punto en el que se culmina por fin el temido ascenso inicial. Estamos ya a casi 2000 metros de desnivel y hemos superado el primer gran obstáculo (No sería el único por supuesto)… Repostamos en el avituallamiento y volvemos a comer algo sólido para salir sin mayor dilación hacia el tercer punto, el Refugio del Pilar. Este tramo lo recuerdo divertido, sobre todo porque pude correr por los primeros descensos del dia y descargar un poco las piernas que ya venían “fustiadas” de la subida. Sin embargo, no todo eran bajadas y, aunque en total, se descendían unos 400 metros hasta el Pilar también tuvimos que subir por unos cuantos repechos que nos devolvían al ritmo inicial.

Pues bien, una hora después ya estábamos en el Pilar, que, a su vez, también era la meta para los participantes de la distancia de 26 kms. Gran ambiente de nuevo, muchos ánimos de los incansables palmeros y un gran avituallamiento con muchas carpas en donde pudimos servirnos de frutos secos, gominolImageas, bebidas isotónicas…. Por supuesto, el equipo técnico al completo nos esperaba para sacarnos fotos y preocuparse por nosotros. A día de hoy todavía no encuentro como agradecer tan generoso esfuerzo.

Este punto lo habíamos considerado como fin del primer tercio de la carrera. Sabíamos que la primera parte iba a ser dura, pero también que a partir de ahora empezaba el verdadero sufrimiento ya que el sol empieza a hacer acto de presencia y las piernas ya no están tan frescas como al comenzar. La equipación de Helly Hansen ayuda mucho en estos momentos de calor gracias a su gran capacidad de evacuación de sudor. Nos quedaban por delante 31 kilómetros hasta el Roque de los Muchachos, en donde habíamos puesto fin al segundo tercio de carrera. Y, sin duda, acertamos en nuestras predicciones ya que este tramo de la carrera es el que te pone en tu sitio y te recuerda que la condición de finisher de la Transvulcania no se regala precisamente …

Salimos de El Pilar y al poco de nuevo las necesidades fisiológicas nos juegan otra mala pasada. Parada técnica obligada y a trotar por un terreno más bien llano de 8 kilómetros, aunque con varias subidas también que nos llevará hasta El Reventón, cuarto avituallamiento. ImageNos empezamos a cruzar con corredores que se retiran y que caminan en dirección contraria a nosotros sonriendo y animándonos con gestos deportivos, entre ellos, el cuatro veces vencedor del Maratón des Sables, Mohamed Ahansal, lo que nos da una pista de la dureza de los que nos viene.Tanta mezcla de bebidas en el Pilar hace que mi estómago me recuerde que no debo pasarme con él y me produce malestares pero se pasan con los kilómetros. A partir de aquí se gastan el doble de energías y, consecuentemente, bebes mucha más agua, por lo que juega un papel muy importante la hidratación. Hablas mucho más con los demás corredores, te interesas por ellos, te cuentan sus retos y como han entrenado para llegar aquí. Te das cuenta que no hay sólo 1700 corredores, sino 1700 historias de superación que culminan ese dia y cuyo final va a depender del hecho de traspasar la linea de meta o no…. Empiezas a valorar mucho más el hecho de acabar y a olvidarte cada vez más del crono para centrarte en la administración de las energías para no caer en la temida  “pájara”

En el camino hasta el ansiado Roque de los Muchachos pasamos por el Pico de la Cruz y por el Pico de Las Nieves y empieza a ser frecuente la estampa de corredores apartados a los lados del camino buscando la sombra o, simplemente, descansando de la mortal subida. Nuestro ascenso se hace largo por el desnivel y por el sol, y también porque la moral empieza a decaer. Sin embargo, para ser mi primera ultra las sensaciones no son nada malas y es que nadie dijo que iba a ser fácil…. Pero si que lo ibamos a conseguir!!!!!

ImageLa Caldera de Taburiente nos regala una maravillosa postal y nos lleva por su cresta hasta el Instituto Astrofísico, coronado por las famosas bolas que se ven desde varios kilómetros y que dan la impresión de estar cerca… pero nada más lejos de la realidad. Se eterniza el tramo final hasta el Roque en continuos toboganes que finalizan en un buen repecho que da directamente al punto de avituallamiento. Allí, refugio cerrado en donde nos van a ofrecer, tal y como dijo V. Martin, los mejores macarrones que he comido nunca (Y si no los eran me lo parecieron….). Todo el mundo sentado en bancos Imageestrechos comiendo como si fuera la última comida que ibamos a poder probar en nuestra vida. Y cuando salimos de aquí, por supuesto, el equipo de apoyo nos esperaba para facilitarnos nuevos calcetines y nuevos neumáticos para afrontar el descenso, ya que las Speed Cross en terrenos pedregosos y de bajada no van tan bien. Con el estómago satisfecho y los pies también, cogemos camino y empezamos a afrontar el temido descenso: 20 kilómetros, según la versión oficial, pero unos 16 según la versión real que nos devolverán al nivel del mar desde una altitud de casi 2500 metros.

ImageLa primera parte es divertida y la hacemos a buen ritmo pero nuestro compañero Adal empieza a sentir como las ampollas le imposibilitan bajar a buen ritmo, por lo que tiene que aflojar y, obviamente nosotros también. Son los lances típicos de una ultra que te hacen pensar si vale la pena seguir o no, pero en este caso Adal se propuso acabarla como fuera y vaya si lo consiguió.

Tras más de 10 kilómetros de bajada corrible llegamos hasta la Torreta del Time, penúltimo avituallamiento. Ya llevamos 12 horas de carrera y el sol es infernal, lo que unido al cansancio nos produce unas ganas terribles de llegar a meta. Pasado el Time, además, vienen los peores kilómetros del descenso. Tanto por el terreno como por el desnivel cuyo adjetivo más generoso lo podría describir como radical….Mucho castigo para las piernas pero se hace…Llegamos al Mirador del Time y nos alegramos porque acaba el terreno pedregoso de difícil recorrido pero los desniveles aumentan y las bajadas, aunque ya de asfalto, se convierten en impracticables… ¿Cuánto tienen que gastar en embragues en este pueblo???. Por fin, llegamos hasta el zig .zag del barranco de Tazacorte que nos llevará hasta su playa. Es un terreno mejor que el anterior ya que el desnivel no es tan agresivo y el terreno se puede correr a un ritmo no muy alto.

Llegados a Tazacorte nos damos cuenta de las dos últimas “`putadas” que nos tenía preparada la Transvulcania. La primera es poner una playa en el kilómetro 77 que a más de uno le tuvo que provocar la tentación de abandonar para entregarse a la arena. Y la segunda, por supuesto, el Barranco de las Angustias que si, hace honor en toda regla a su nombre. Sin embargo no todo iban a a ser penas y el calor con el que nos recibió la gente en la Avenida fue inolvidable. Repostamos y Adal se trató las ampollas poniéndose Compeed para intentar que no dolieran en la subida… pero a las ampollas ya se habían unido otro tipo de dolores….

Juntos, los tres, subimos el citado Barranco al ritmo que el cuerpo permitía que, lógicamente, ya no era muy alto. Un corredor literalmente tirado en el camino del  Barranco al que no le respondían las piernas nos llama la atención y nos avisa…. Todavia no hemos llegado a meta y hay que superar el último obstáculo. Una vez arriba la meta será nuestra!!!

Superamos el Barranco con más pena que gloria y, por fin, nos encontramos con la Avenida  Enrique Mederos en los Llanos de Aridane. Aquí ya se nos van quitando los dolores y los palmeros siguen asomados a sus balcones para animar sin cesar. Intentamos correr, pero la avenida es muy larga y en subida, por lo que volvemos a caminar… Finalmente sacamos la Imagebandera del proyecto y la lucimos con orgullo. Esta carrera era uno de los dos principales objetivos y la vamos a culminar… ya podemos decir que es nuestra….ya la tenemos en el bolsillo. Saco la cámara para grabar el momento… Nos agarramos las manos en lo alto para entrar por la alfombra roja. Es nuestro momento… Nos damos cuenta que si, que valen las penas las horas de esfuerzo simplemente por ese momento. Esa décima de segundo que separa el éxito del fracaso….Allí están, como no, el equipo de apoyo y nuestras novias, que ya se habían incorporado para compartir este momento tan único. Embriagados por la emoción cruzamos la meta y parecemos famosos ante tanto fotógrafo. Miro el crono….que bonito: 14:44:44… hasta en eso hemos tenido ojo…

ImageY quien esta ahí, en meta, para darnos la enhorabuena??…. Nada más y nada menos que el campeón de la última edición de la Salomon 4 Trails, Philip Reiter que, en lo que parece un acto premonitorio, nos felicita y se saca unas fotos con nosotros. Parecía que nos estaba recordando cuál es el siguiente objetivo….

En conclusión, ha sido una gran carrera. Una gran organización y, sobre todo, una gran afición que ha conseguido elevar esta prueba a los más altos escalafones del trail mundial. Y, lo más importante, que hacen sentir al 697 clasificado como si hubiera llegado entre los 10 primeros. Este es el encanto de la Transvulcania, la manera que tiene de conjugar los retos de los mejores corredores de trail del mundo con los retos del resto de los mortales, los cuáles salimos de la isla con la sensación de haber vivido un fin de semana inolvidable…..

Anuncios

5 pensamientos en “Transvulcania 2013: La ultra vivida desde dentro

  1. Soy V.Martín, que nombras al principio del artículo… Me gusta lo que has escrito. Es emocinante. Y felicidades por la carrera.

    • Muchas gracias Victor!! Un placer que un periodista como tu dedique un poco de su tiempo a leernos… Felicidades a ti también por tu carrera y por tu manera de contarla!!

  2. Pingback: Un gran año deportivo para el recuerdo, por Patrick | Proyecto 4Trail – StiloVitae Trail Team

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s